sábado, 9 de abril de 2011

Viaje a Baelo Claudia

El pasado miércoles 6 de abril los alumnos de cuarto de Latín y los del Bachillerato de Humanidades del IES La Fuensanta visitaron, en compañía de los profesores Fernando Álvarez, Paco Moreno y Sonia, el conjunto arqueológico de Baelo Claudia con ocasión de una nueva edición de los "Festivales de Teatro Grecolatino". Fue un día inolvidable pues al interés cultural del viaje se unió la belleza del paisaje y unas horas de tiempo libre para disfrutar de la magnífica playa de Bolonia. Desde aquí quiero felicitar a nuestros alumnos por su excelente comportamiento y el interés que mostraron en todo momento por los distintos aspectos de la cultura y civilización romana. El programa que seguimos fue el siguiente:


7 de la mañana. Salida de Córdoba

9 Parada en área de servicio y desayuno

11,30 Visita guiada al Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia

12,30 Visita al centro de interpretación de Baelo Claudia

14 Tiempo libre y comida

17 Asistencia en el Teatro omano del Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia a la representación de la comedia "Aulularia" de Plauto

19 Salida para Córdoba

Aquí os dejo las fotos que hice. Si tenéis vosotros más fotos, por favor mandádmelas a la dirección de corrreo horadelector@yahoo.es y las añadiré al álbum



domingo, 3 de abril de 2011

Baelo Claudia


La ciudad

Baelo Claudia se encuentra en el estrecho de Gibraltar, frente a Tanger, al fondo de la pequeña ensenada de Bolonia, en el término municipal de Tarifa (Cádiz). Otras ciudades costeras como Mellaria, al este, y Baesipo, al oeste, estaban cerca y constituían su límite en el litoral. La fuente de riqueza de Baelo Claudia fue el mar. Esta ciudad fue ante todo un puerto comercial y pesquero y un gran centro conservero de pescados. Además del comercio, el mar proporcionaba a los habitantes de Baelo el pescado necesario para su industria de salazón y la fabricación de garum. La ciudad establecía una intensa actividad comercial no sólo con el note de África sino también con Itálica o la Galia, de hecho llegó a tener moneda propia.


La fundación de la ciudad data de época republicana (finales s.II a. C.). El nombre de Baelo se relaciona con la divinidad fenicia Baal, a la que posiblemente le rindió culto un núcleo de población de origen fenicio. Será en época de Augusto cuando la ciudad experimente un crecimiento extendiéndose hacia arriba por la zona norte. En esos años se produce una reorganización urbanística que da a Baelo la forma de típica ciudad romana. La ciudad, con la concesión del derecho latino, se convirtió en oppidum Latinum Baelo. Años más tarde, durante el reinado de Claudio se dota de un conjunto monumental y adquiere la categoría de municipio, añadiendo la denominación de Claudia al nombre de Baelo: minicipium civium romanorum Claudium Baelo. Parece que la categoría de municipio habría sido una deferencia del emperador con una ciudad siniestrada tras un terremoto cuya economía y posición estratégica eran importantes para el Imperio



En cuanto a su organización social se cree que los notables de la ciudad eran nobles, burgueses enriquecidos o incluso libertos. En los meses de verano, para la captura de los peces migratorios, recibía un gran número de mano de obra temporera, principalmente africana. En el ámbito religioso, además de la religión oficial romana (tríada Capitolina y al Emperador) se practicaban cultos como el de Isis. Políticamente la ciudad estaba regida por dos ediles, dos cuestores y el duumvir encargado de la administración de justicia. Los notables de la ciudad, decuriones, se reunían en consejo. Por su parte, los ciudadanos libres formaban el populus, que se reuinía en asmablea para vorar a los magistrados.




Los acueductos

En las casas de Baelo no había agua corriente. Ésta tenía que ser transportada desde fuentes o los pozos en cántaras de barro o ánforas. Son tres los acueductos localizados en Baelo Claudia. El principal es el acueducto de Punta Paloma que recorría unos 550 metros desde la fuente de la Punta Paloma hasta el centro de la población. Al llegar a la ciudad, el agua se almacenaba en una gran cisterna. Los otros dos acueductos son el de Readillo y del Molino de la Sierra de la Plata.


Las murallas

La mayor parte de Baelo estuvo protegida por una muralla. Los restos mejor conservados alcanzan hoy una altura entre dos y cuatro metros.


Esta muralla estuvo en origen reforzada por unas cuarenta torres de vigilancia, de planta cuadrada y rectangular, de las cuales hay en la actualidad ocho excavadas. Tres puertas, la de Carteia, Gades y Asido, se abrían en la misma y constituían los accesos a este oppidum (ciudad fortificada).



La basílica

La basílica es el segundo edificio de mayores proporciones después del teatro. Su disposición al fondo del foro, ocupando el frente opuesto a los templos, cerraba el espacio público de forma clara. Las basílicas desempeñaban las mismas funciones comerciales y jurídicas de los foros cuando las condiciones climatológicas hacían incómodo permanecer en el espacio abierto de la plaza. Se construyó en época de Nerón.



La estructura interior de la basílica de Baelo era muy sencilla; 20 columnas dividían la sala en dos espacios bien definidos. Sobre un alto pedestal, ante columnas que delimitaban por el lado occidental el espacio central de la basílica, se levantaba una estatua del emperador Trajano, colosal por su altura (algo más de tres metros) y cuyo original se conserva en el Museo de Cádiz.


El foro

El centro y punto de referencia obligado de una ciudad romana lo constituía el foro o plaza pública. Esta palabra está relacionada con foras (afuera). Esto explica el significado de forum como "espacio libre". El foro de Baelo data de la época de Augusto, cuando el primitivo enclave adquirió el aspecto de una auténtica ciudad romana, aunque después sufriría transformaciones. Estaba constituido por una zona sagrada, el espacio de la plaza propiamente dicha, una basílica y otros edificios de carácter político y comercial. Se situaba en el cruce de las calles más importantes: el cardo (de norte a sur) y el decumanus maximus (de este a oeste), ocupando toda una manzana.
La plaza de Baelo tiene forma rectangular, de 37 x 30 m., cerrada por tres lados con un pórtico. El foro en la época romana no daría la sensación de ser abierto, ya que, al estar rodeado de edificaciones en sus cuatro lados, éstas daban el aspecto de un recinto cerrado, al que se accedía por una sola calle al oeste.



En la época de las grandes transformaciones, el foro habría perdido como función primordial, la comercial, y se habría mantenido como centro político y judicial como demuestran las siguientes edificaciones: Tribuna de oradores, curia (consejo municipal), tabularimun (archivo de la ciudad), sala de votaciones y sala de reuniones.



Los templos del Capitolio




A una altura de casi 5 metros sobre la plaza y en un gran rectángulo se construyeron, pues los principales edificios religiosos de la ciudad: los templos capitolinos, en el centro, y el templo de la diosa Isis, en el este.
En medio de la terraza situada al norte de la plaza del foro se construyeron tres templos casi iguales, dedicados a Júpiter, Juno y Minerva. Sus formas son rectangulares. Cada templo se sitúa sobre un podium de 2,40 metros de alto; una escalera de doce peldaños en su fachada llevaba al vestíbulo y al fondo quedaba la cella donde se encontraba la estatua del dios. Cada templo contaba con un total de 6 columnas y 9 pilastras, rematadas por capitales corintios. En el centro de la explanada estaba el altar para los tres templos. En este área sagrada se dio también culto al emperador. La imagen imperial ocupó un sitio en la cella de Júpiter, justo al lado del dios.






Templo de Isis




Al este del capitolio se hallaba el santuario de la diosa Isis, la esposa de Osiris. Esta diosa, de origen egipcio, se presentaba como protectora de la producción de la tierra, igual que Démeter o Ceres. El edificio estaba rodeado por un muro rectangular (5,50 metros de alto) que lo aislaba de las personas ajenas a su culto. Tenía una sola entrada por una ancha escalera que terminaba en una puerta con dos hojas.







El teatro



Es el edificio más monumental de la ciudad. Se construyó en la zona de mayor desnivel, de cara al mar, justo en la línea entre la ciudad alta y la ciudad baja. Apartado del centro monumental, se encuentra cerca de la muralla oeste. Se construyó entre los 60-70 d.C., a finales de la época de Nerón. Sus 67 metros de fachada nos demuestran, comparado con otros de la épocas, sus pequeñas dimensiones. Siete puertas abovedadas dan acceso al graderío llamado cavea. La orchestra se situaba al pie de la cavea en un semicírculo delimitado por las primeras gradas y el muro de la escena que es rectangular. El proscaenium presenta cuatro habitaciones y son como los bastidores de los teatros actuales.




Las representaciones se realizaban durante todo el día en un ambiente festivo. Eran organizadas bajo el control de los magistrados, que intentaban deleitar al pueblo para captar su atención. Asistían todos los ciudadanos, aunque se les ubicaba en distintas gradas atendiendo a su nivel social. En Baelo se hacía coincidir la organización de espectáculos dramáticos con la llegada de trabajadores de África para las faenas de pesca. Los actores eran, generalmente, extranjeros, esclavos o libertos por lo que gozaban de poco prestigio social. Se cubrían el rostro con máscaras; así un mismo actor podía representar varios personajes. Las representaciones más comunes y más deseadas eran las comedias, como la Aulularia de Plauto que veremos "in situ". Mientras llega el día del viaje, hagamos una visita virtual al teatro de Baelo Claudia



Las termas



Se sitúan en el extremo occidental y al norte del decumanus. Posiblemente se construyeron en el siglo II, quizá en la época del emperador Adriano.



Fábricas de salazón

Millones de peces, bancos de atún y bonito atraviesan cada año en su paso migratorio el estrecho de Gibraltar, siguiendo las corrientes marinas que bordean las costas norteafricanas e ibéricas donde son capturados en los meses de mayo a junio en dirección al Atlántico y de julio a agosto al Mediterráneo. Este factor es la razón de la existencia de Baelo. Las fábricas de salazones abastecían de pescado en salazón y de garum. El garum era una salsa de pescado, resultado de la descomposición total del pescado en una salmuera y su calidad dependía de las especies que se utilizaran y de los ingredientes que se añadieran, a veces hierbas, moluscos y gambas. Las primeras fábricas de Baelo se construyeron en época republicana, tal vez a finales del s.II a.C.



Casas del barrio industrial




Aunque existen muchas casas en Baelo, son dos casas del barrio industrial las únicas que hasta ahora han sido estudiadas a fondo. Ambas daban a la llamada Calle de las Columnas, y se cree que su construcción data del siglo II d.C. Son las llamadas casa de la acera oeste y la casa del Reloj de Sol.





El mercado (macellum)




El nombre de macellum es un préstamo griego. Su significado primario parece haber sido el de lugar para el sacrificio de animales, esto es, un matadero. Posteriomente se usa con el significado de lugar en el que se venden comestibles, además de pescados y carnes de animales sacrificados. El edificio de catorce tiendas, destinado a agrupar los comercios de la ciudad y a sustituir a las tabernae del foro, se construyó a finales del siglo I.d.C. Diez tiendas se abren al patio mediante grandes vanos de unos 3 mestros de ancho. El mercado apenas si estuvo en uso más de un siglo. Primero fueron abandonadas las tiendas interiores tras el derrumbamiento de las techumbres a finales del siglo II; luego el patio y por último las tiendas de la fachada.




Si queréis ampliar la información podéis visitar el Cuaderno pedagógico que sobre las ruinas de Baelo Claudia ha editado la Junta de Andalucía y que he utilizado como fuente para la elaboración de este texto. Además os recomiendo que realicéis una visita virtual a Baelo Claudia