lunes, 16 de abril de 2012

Itálica

                           

Itálica fue fundada por Publio Cornelio Escipión en el año 206 a.C. para establecer permanentemente a sus tropas veteranas que acababan de combatir contra los cartagineses en la batalla de Ilipa, llamándola Itálica en homenaje a su patria de origen, Italia. Aunque ya desde el siglo I a.C. tuvo rivalidad con la cercana y más reciente Hispalis (Sevilla), que llegó a ser capital de convento jurídico, adquirió su mayor desarrollo en la época de los Emperadores Adriano y Trajano.

En Itálica nació Marco Ulpio Trajano (53−117), primer emperador oriundo de una provincia romana. Su sucesor, Publio Aelio Adriano (76−138), aunque nacido en Roma, fue educado parcialmente en Itálica. Ambos fueron responsables del gran esplendor urbanístico que nos muestra la ciudad. Adriano le concedió el estatuto de colonia y donó un anfiteatro magnífico, uno de los mayores del Imperio. Trajano, por su parte, dejó un recinto termal conocido como "Los Palacios".


En Itálica hay que distinguir dos zonas: la vetus urbs (ciudad vieja), núcleo fundado por Escipión, y la nova urbs (ciudad nueva), barrio de fundación adrianea. Esta última funciona sólo desde el primer tercio del siglo II hasta mediados del siglo III, aproximadamente. El resto de la ciudad pervive hasta los tiempos de la dominación musulmana. En la actualidad, la vetus urbs yace bajo el casco urbano del pueblo de Santiponce, asentado en este lugar desde el siglo XVII. El solar de la nova urbs, que corresponde a la zona visitable del Conjunto Arqueológico,ha sido tierra de cultivo hasta tiempos recientes.



La historia de las excavaciones arqueológicas en Itálica comienza con las llevadas a cabo por Francisco Bruna entre 1751 y 1755. Desde entonces hasta nuestros días no han cesado los trabajos arqueológicos en el solar de esta vieja ciudad romana.Estos restos fueron declarados Conjunto Arqueológico por Decreto de la Junta de Andalucía el 6 de junio 1989.

                           

Las calles se caracterizan por su gran anchura y sus aceras porticadas. Aún hoy se ve el enlosado y los bordillos de las vías y, en las aceras, las cimentaciones de los pilares de los pórticos. El trazado del viario es ortogonal, formando manzanas rectangulares de diversos tamaños. Destacan las correspondientes a los edificios públicos, algunos de los cuales ocupan el espacio de dos o tres manzanas normales. Casos distintos son los del anfiteatro y el del teatro, situados fuera del recinto amurallado.

El barrio más importante fue creado por Adriano probablemente como una ciudad honorífica dedicada a su antecesor y padre adoptivo, el emperador Trajano divinizado. En ella tienen cabida seis edificios públicos y unas cincuenta casas (por lo general, dos en cada manzana, la mayor parte sin excavar).

EL ANFITEATRO




Es de los mayores del imperio romano, con capacidad para veinticinco mil espectadores. El graderío (cavea) estaba formado por tres niveles de gradas (ima, media y summa cavea), de las que sólo se conservan parcialmente las dos inferiores. En el centro de la arena existe una fosa que, cubierta con una estructura de madera, se empleaba como zona de servicio para los espectáculos, en los que intervenían gladiadores y fieras.Estos juegos eran pagados por particulares o bien por la CURIA (institución parecida al Ayuntamiento actual) para la celebración de fiestas religiosa o en honor del emperador. La entrada a los juegos era casi siempre gratuita llenándose el anfiteatro casi por completo. A estas celebraciones venían gentes de todos los alrededores con lo cual ITALICA presentaba un aspecto bullicioso.
En la ARENA los juegos eran constantes durante todo el día y esto lo agradecía el publico con fuertes aplausos, los juegos eran de tres tipos:

• LUDIUS GLADIATORUM, que consistía en lucha entre gladiadores.
• VENATIO, en la que luchaban fieras salvajes entre sí o contra gladiadores.
• IOCULARIA, en los que actuaban titiriteros, funambulistas, payasos, saltimbanquis...

Situado o apoyado sobre las laderas de dos colinas, su interior se haya perforado por multitud de túneles que permitían la publico el acceso a las gradas con facilidad. Ya en sus sitios, el publico gozaba del espectáculo y hacían apuestas sobre los luchadores y bestias. Tras el espectáculo y después de que las gradas quedaran totalmente desalojadas, un batallón de esclavos se encargaba de la limpieza en gradas, retirada de cadáveres animales y restitución de las jaulas a su sitio.

                             

EL TEMPLO (Traineum)


La principal ampliación urbana de la ciudad, de época de sus dos grandes emperadores, es el Traianeum, centro urbano ocupado por un santuario dedicado a Trajano, una plaza porticada con un templo en su interior. El mundo religioso estaba muy presente en la vida romana. Los templos fueron creados para el culto a los dioses. Estos templos eran de gran magnitud y lujo, en los cuales se albergaban representaciones del dios al que estaban dedicados. De Itálica conocemos cinco, de los que destaca el templo dedicado a Trajano, llamado TRAIANEUM, situado en la nueva ciudad. Fue mandado construir por Adriano en honor a Trajano, su tío y antecesor. Este templo está rodeado por una plaza porticada con exedras.



                                    

TEATRO




Se data en época de Augusto (finales del siglo I a. de C. y principios del siglo I d. de C.), aunque tiene reformas posteriores. También fe construido aprovechando la ladera de una colina para así aprovechar la resonancia. Para las representaciones los actores usaban mascaras de los personajes de la obra. El pueblo romano era amante del teatro, como los griegos, y en todas sus ciudades construían un teatro propio. Su reconstrucción y restauración para la Expo de 1992 permite hoy la representación de obras dramáticas en su recinto.

                                 

LAS CASAS


Las casas, sumamente espaciosas, son de tipo domus, es decir residencia de una sola familia y se una sola planta. Están agrupadas formando manzanas (insulae) de dos casas, y construidas con núcleos de hormigón, revestimiento de ladrillo y ornamentación de ricos mármoles o enlucidos de estuco piuntado. Los pavimientos fueron de mosaico (opus tessellatum) para las habitaciones principales, y de opus sectile para las menos importantes. De entre ellas destaca ñla casa de LA EXEDRA, situada en el ángulo noroeste, junto a la muralla y cerca del anfiteatro. Incluye unas termas y una alargada palestra, a cuyo fondo se pueden ver unos grandes bloques de hormigón, que son las ruinas de la bóveda que cubría una gran exedra. El patio central, presidido por una hermosa fuente, presenta pilares cruciformes

                             

La casa de NEPTUNO ocupa una manzana de gran tamaño, junto a la casa anterior. Conmtiene también unas termas y en una de las habitaciones un mosaico representando a Neptuno, que le da su nombre. FOTO

                            



La casa de los PÁJAROS, nombre de uno de sus mosaicos conservados, con su entrada protegida de los curiosos por una especie de biombo semicircular, su horno (probablemente perteneció a un local de la panadería), su compluvium en el atrium y las columnas del prótico que rodeaba el patio. A ambos lados los dormitorios (cubicula) y al fondo el comedor (triclinium), flanqueado por una piscina y una fuente. Aparte del mosaico de los Pájaros, posee otros, como el de Baco, cuyo motivo central, que representa la imagen de este dios, fue robado en 1983.





La casa del patio RODIO, contigua a la de los Pájaros y de construcción tan regular como esta, tiene tres patios, uno tras otro. El principal (peristylum), en el centro; el último, y menor, tenía una piscinade baño con escalinata de descenso en uno de los ángulos

La casa de HYLAS, ocupada en parte por el cementerio de Santiponce, llamada así por su mosaico principal que representa a este personaje mitológico.

Por último destacar la casa de PLANETARIO. El mosaico que le da nombre consta de un círculo con siete medallones donde se representan las siete divinidades planetarias que, en el calendario romano, dan nombre a cada uno de los días de la semana. Dispuestos en un círculo en torno a Venus, que corresponde al viernes, se encuentran los siete medallones con bustos de cada una de las divinidades que da nombre a los días de la semana. Selene o luna, el lunes; Marte, martes; Mercurio, miércoles; Júpiter, jueves; Saturno, sábado; Hélios, domingo.



                                      

LAS TERMAS

Eran un centro de ocio y descanso que albergaba, junto a otros servicios, los baños públicos. Estaban divididos en distintas estancias para baño, sauna y masaje. Los romanos levaban sus costumbres de higiene a raja tabla y de manera ordenada siguiendo siempre la misma pauta: en primer lugar se bañaban en piscinas de agua caliente (CALDARIUM), después en una de agua templada (TEMPIDARIUM), para finalizar pasando a la piscina de agua fría. Termas se han encontrado dos, una en la nueva ciudad y otra en la vieja, la de la nueva ciudad es la mayor llegando a ocupar una gran manzana de la cual sólo se ha excavado parte.



                          

CASTELLUM AQUAE

La ciudad estuvo dotada de un servicio de abastecimiento de aguas y de una red de cloacas. El agua corriente llegaba por un acueducto a las cisternas (castellum aquae) y de allí pasaba a las fuentes públicas y a los edificios principales a través de tuberías de plomo. Las aguas residuales se vertían en cloacas, actualmente visibles bajo unas rejas en los cruces de las calles.

                         

A modo de resumen aquí os dejo este interesante documental en tres partes sobre el conjunto monumental de Itálica







Necrópolis de Carmona

La ciudad de Carmona ocupa una meseta inexpugnable del Alcor, a cuyos pies se extienden las fértiles tierras del valles del Guadalquivir. Esta situación privilegiada propicia la existencia de un núcleo de población, ininterrumpido desde la Prehistoria hasta nuestros días, que conserva abundantes testimonios de su pasado.


Durante la época romana, Carmona continúa siendo, como ya ocurrió con el dominio cartaginés, un importante baluarte desde el que controlar el bajo Valle del Guadalquivir. En las afueras del recinto amurallado y en las inmediaciones de la calzada que comunicaba Carmo con Hispalis, se conserva un sector considerable de la Necrópolis romana junto a otros testimonios propios de un arrabal urbano: las canteras de extracción de sillares para la construcción, los alfares y el Anfiteatro dedicado a espectáculos públicos.


El uso de la Necrópolis se sitúa en torno al siglo I y II. En el mundo romano existían dos rituales de enterramiento: la incineración y la inhumación. En la Necrópolis de Carmona se practicó la incineración. Los cadáveres eran incinerados en quemaderos excavados en la roca donde se colocaba la pira. En ocasiones, estos quemaderos se utilizaban también como enterramiento, depositando las cenizas en la fosa, que se cubría con sillares, ladrillos o tégulas. Una vez cubiertos de tierra, se colocaba una estela para indicar el lugar y el nombre del difunto.


El mausoleo colectivo, formado por una cámara subterránea, de carácter familiar, es el tipo de enterramiento más generalizado en la Necrópolis de Carmona. Se accede a él por un pozo escalonado. La cámara suele ser cuadrangular, con un banco que recorre la parte inferior de las paredes, donde se colocan las ofrendas y sobre el que se abren los nichos. La parte externa de los enterramientos debía estar con cipos, estelas o túmulos y otras construcciones de las que no se han conservado testimonios, dado que la Necrópolis ha llegado a nuestros días en muy mal estado de conservación. Para ocultar la tosquedad de las tumbas se decoraban. La Necrópolis es uno de los yacimientos de la Península que conserva mayor número de pinturas.


Dentro del recinto funerario existen dos tumbas que destacan por su espectacularidad.

a) Tumba del elefante. Se trata de un santuario dedicado al culto de las divinidades de Cibeles y Attis. La veneración de estos dioses orientales llegó a alcanzar una enorme importancia en Roma. Attis, el dios que moría y resucitaba cada año, arraigó entre los carmonenses y significó la recuperación de una forma de religiosidad propia, vigente en las culturas orientales y mediterráneas. Por su parte, Cibeles, encarnación divina de la naturaleza, señora de la vida y de la muerte, representada mediante la forma de piedra ovoidea. No obstante, la figura del elefante ejerció desde su descubrimiento tal fascinación que llegó a convertirse en el símbolo de la eternidad más destacado de este edificio.


b) Tumba de Servilia. La tumba de Servilia, la más monumental de todas, se diferencia y aparta de las estructuras tradicionales, representadas en lña Necrópolisi. Se atiene a modelos helenísticos y reproduce una lujosa mansión, con un amplio patio porticado al que se abren diferentes estancias en dos pisos. Uno de estos ámbitos lo constituye una galería cubierta, en cuyo tramo central se encuentra una cámara donde al parecer estuvo originariamente la escultura de Servilia. .


En este vídeo de recreación podemos hacernos una idea de cómo fue esta suntuosa tumba

                                

En el frontal del patio porticado se halla la cámara funeraria, que tiene un gran vestíbulo cubierto por una bóveda. En definitiva, todo invita a pensar que la tumba, fechada en época de Augusto, debió de pertenecer a una familia de poderosos-funcionarios romanos


Os dejo, por último, este enlace  donde podéis realizar una visita virtual a la Necrópolis de Carmona